Entrega Gratis para pedidos de $650 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

Intolerancia a la Lactosa

intolerancia-lactosa-enfermedades

La intolerancia a la lactosa es la incapacidad de digerir el azúcar lactosa (que está presente en todos los productos lácteos) debido a una deficiencia de la enzima lactasa, lo que provoca diarrea y retortijones abdominales.

• La intolerancia a la lactosa está causada por una carencia de la enzima lactasa.
• Los niños tienen diarrea y pueden no ganar peso, mientras que los adultos tienen hinchazón abdominal, retortijones, diarrea, flatulencia, náuseas, borborigmos (ruidos de tripas audibles) y una urgente necesidad de defecar.
• El diagnóstico se basa en la observación de que los síntomas se presentan después del consumo de productos lácteos.
• El tratamiento consiste en la administración de suplementos de la enzima lactasa y evitar la lactosa, sobre todo en productos lácteos.

La lactosa, el azúcar que predomina en la leche, es dividida por la enzima lactasa, que es producida por las células del revestimiento interno del intestino delgado. La lactasa divide la lactosa, un azúcar complejo, en sus dos componentes: glucosa y galactosa. Luego, estos azúcares simples son absorbidos por la pared intestinal y pasan al torrente sanguíneo. Si hay ausencia de lactasa, la lactosa no puede digerirse ni absorberse. La alta concentración de lactosa resultante arrastra líquido hacia el intestino delgado, produciendo diarrea. Luego, la lactosa que no se absorbe pasa al intestino grueso, donde es fermentada por bacterias, dando como resultado flatulencia y heces ácidas.

Los niveles de lactasa son altos en los lactantes, lo cual les permite digerir la leche. No obstante, en la mayoría de los grupos étnicos, los niveles de lactasa disminuyen después del destete.

¿Cuáles Son Los Síntomas De La Intolerancia A La Lactosa?

Las personas con intolerancia a la lactosa no suelen tolerar la leche ni otros productos lácteos, puesto que todos contienen lactosa.

En un niño intolerante a la lactosa, se produce diarrea y una falta de aumento de peso cuando la leche forma parte de su dieta. En un adulto se producen hinchazón abdominal, retortijones, diarrea, flatulencia, náuseas, borborigmos y una urgente necesidad de defecar entre 30 minutos y 2 horas después de ingerir una comida que contiene lactosa. En algunas personas, la diarrea intensa impide una adecuada absorción de los nutrientes porque éstos son eliminados del organismo con demasiada rapidez.

¿Cómo Se Pueden Prevenir Los Síntomas?

La intolerancia a la lactosa puede controlarse con la dieta, evitando los alimentos que contienen lactosa, principalmente los productos lácteos. Está disponible en muchos supermercados la leche y otros productos sin lactosa. También la enzima lactasa está disponible en forma líquida y en comprimidos de venta sin receta médica y puede agregarse a la leche, sin embargo, no es lo más aconsejable, ya que en la edad adulta los productos lácteos son prescindibles: el aporte de calcio en la dieta se puede hacer a través del consumo de alimentos como espinacas, la col rizada (kale), la cebolla, acelga, brócoli, garbanzos cocidos, lentejas, nueces, huevo, así como sardinas, salmón, pulpo y mejillones.

Fuente: Merck, Sharp & Dohme. (2013). Manual Merck de Información Médica General. 3era edición. (vol. 1, pp 204-205). España. Editorial Océano.

enfermedades-banner

Deja un comentario

Pin on Pinterest0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas