Entrega Gratis para pedidos de $650 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

Pancreatitis Aguda

pancriatis-aguda-enfermedades

La pancreatitis es la inflamación del páncreas

El páncreas es un órgano en forma de hoja de aproximadamente 13 cm de largo. Está rodeado por la porción baja del estómago y la pared del duodeno (la primera parte del intestino delgado que conecta con el estómago). El páncreas tiene tres funciones principales:

• Secretar en el duodeno un líquido con enzimas digestivas.
• Secretar las hormonas insulina y glucagon que ayudan a regular los niveles de azúcar en sangre.
• Secretar en el duodeno las grandes cantidades de bicarbonato sódico que se requieren para neutralizar el ácido proveniente del estómago.

La inflamación del páncreas puede estar causada por cálculos biliares, alcohol, varios fármacos, algunas infecciones virales y por enzimas digestivas. La pancreatitis por lo general se desarrolla rápidamente y remite en pocos días (pancreatitis aguda). En algunos casos, sin embargo, la inflamación persiste y se destruye gradualmente la función pancreática (pancreatitis crónica).

Pancreatitis Aguda

La pancreatitis aguda es una inflamación súbita del páncreas que puede ser leve o grave pero generalmente remite.

• Los cálculos biliares y el abuso de alcohol son las causas principales de pancreatitis aguda.
• El síntoma predominante es un dolor abdominal intenso.
• La pancreatitis aguda suele requerir hospitalización tanto si es aguda como si es grave.

Los cálculos biliares y el abuso de alcohol son responsables de casi el 80% de los ingresos hospitalarios por pancreatitis aguda y a su vez, la pancreatitis causada por cálculos biliares es más frecuente en mujeres en una proporción de 11/2 respecto a los hombres. Normalmente, el páncreas secreta jugo pancreático al duodeno a través del conducto pancreático. Este jugo pancreático contiene enzimas digestivas en forma inactiva e inhibidores que inactivan cualquier enzima que se active en su camino hacia el duodeno. La obstrucción del conducto pancreático por un cálculo biliar interrumpe el flujo de jugo pancreático. Generalmente, la obstrucción es temporal y causa un daño limitado que se repara rápidamente, pero si la obstrucción persiste, las enzimas activadas se acumulan en el páncreas, desbordan la capacidad de los inhibidores y comienzan a digerir las células del páncreas, provocando una grave inflamación.

La ingestión de una cantidad de alcohol tan baja como 55 gramos al día (media botella de vino, 4 botellines de cerveza o 150 mililitros de licor) durante muchos años puede ocasionar que los pequeños conductos del páncreas que drenan en el conducto pancreático se obstruyan, produciendo finalmente una pancreatitis aguda. Entonces, un cuadro de pancreatitis puede originarse tras una ingestión excesiva de alcohol o después de una comida abundante, pero también numerosos fármacos, como los diuréticos pueden irritar el páncreas, proceso que se resuelve al interrumpir éstos; una lesión en el páncreas por traumatismo o cirugía, concentraciones elevadas de triglicéridos en la sangre y/o infecciones víricas como paperas, también pueden desencadenar un cuadro de pancreatitis aguda.

Casi todas las personas con pancreatitis aguda sufren un intenso dolor en el abdomen superior, debajo del esternón. En alrededor de 50% de las personas el dolor atraviesa hasta la espalda. Cuando la pancreatitis es causada por cálculos biliares, el dolor inicia súbitamente y alcanza su máxima intensidad en minutos. Cuando la causa es el alcoholismo, el dolor se desarrolla en pocos días y se mantiene constante e intenso. Sentarse derecho e inclinarse hacia adelante produce algún alivio. Puede haber fiebre y náuseas, sin llegar al vómito.

¿Cómo se puede prevenir?

Para reducir las posibilidades de padecer un episodio de pancreatitis se debe evitar el principal factor de riesgo, que es el consumo habitual de alcohol. Cuando la enfermedad se debe a la ingesta de alcohol, erradicar el hábito mejora significativamente los síntomas, en caso de aparecer, y el pronóstico a largo plazo. También es recomendable seguir una dieta equilibrada y no abusar de las grasas.

Fuente: Merck, Sharp & Dohme. (2013). Manual Merck de Información Médica General. 3era edición. (vol. 1, pp 197-200). España. Editorial Océano.

enfermedades-banner

Deja un comentario

Pin on Pinterest0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas