Entrega Gratis para pedidos de $650 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

Reflujo Gastroesofágico

reflujo-grastroesofagico-enfermedades

En el reflujo gastroesofágico, el ácido gástrico y las enzimas pasan del estómago al esófago, causando inflamación y dolor en el mismo.

• El reflujo se produce cuando no funciona correctamente el músculo en forma de anillo (esfínter esofágico inferior) que normalmente evita que los contenidos del estómago suban hacia el esófago.
• El síntoma más característico es la pirosis (una sensación de dolor urente detrás del esternón).
• El tratamiento consiste en evitar las sustancias que lo provocan (como el alcohol y los alimentos grasos).

El esófago es el tubo hueco que comunica la garganta (faringe) con el estómago. Las paredes del esófago impulsan los alimentos hacia el estómago por medio de ondas de contracciones rítmicas, llamadas peristaltismo.

Justo por debajo de la unión de la garganta con el esófago, hay una banda muscular llamada esfínter esofágico superior; ligeramente por encima de la unión del esófago con el estómago, existe otra banda muscular denominada esfínter esofágico inferior. Cuando el esófago está en reposo, estos esfínteres se contraen de manera que los alimentos y el ácido gástrico no refluyen hacia la boca. Cuando comemos, los esfínteres se relajan para permitir el acceso de los alimentos al interior del estómago.

El ácido y las enzimas refluyen cuando no funciona adecuadamente el esfínter esofágico inferior, el músculo en forma de anillo que normalmente evita que el contenido del estómago retroceda hacia el esófago. Cuando una persona está de pie o sentada, la gravedad ayuda a evitar el reflujo del contenido del estómago hacia el esófago lo que explica por qué el reflujo puede empeorar cuando una persona está acostada. También es probable que se presente reflujo poco después de acabar de comer, cuando son mayores el volumen y la acidez del contenido del estómago. Los factores que contribuyen al reflujo son el aumento de peso, los alimentos grasos, el chocolate, las bebidas con cafeína o carbonatadas, el alcohol, el tabaquismo y ciertos fármacos, como antidepresivos y antihistamínicos.

El revestimiento del estómago lo protege de los efectos de su propio ácido. Dado que el esófago carece de un revestimiento protector similar, los ácidos gástricos y las enzimas que siguen un flujo retrógrado (reflujo) hacia el esófago suelen causar síntomas y, en algunos casos, lesiones.

¿Cuáles son los síntomas característicos?

La pirosis o ardor es el síntoma más obvio de reflujo gastroesofágico. En algunos casos el dolor se extiende hasta el cuello, la garganta y la cara. La pirosis puede estar acompañada de regurgitación, en cuyo caso el contenido del estómago alcanza la boca.

La inflamación del esófago (esofagitis) puede causar una hemorragia que puede ver vomitada o puede pasar a través del tubo digestivo, dando lugar a deposiciones oscuras (melena).Cuando el reflujo es repetitivo, se pueden producir úlceras esofágicas, que son heridas abiertas en el revestimiento del esófago. Estas heridas pueden causar dolor detrás del esternón.

El estrechamiento del esófago (estenosis) causado por reflujo, dificulta progresivamente la deglución de comidas sólidas. Otros síntomas clásicos son dolor de pecho o de garganta, ronquera, sensación de cuerpo extraño en la garganta (sensación de globo) y sinusitis..

Como consecuencia de la irritación prolongada de la parte inferior del esófago debida al reflujo repetido, las células que recubren el esófago pueden sufrir cambios, produciendo un trastorno llamado esófago de Barrett, estas células son precancerosas y progresan a cáncer en algunas personas.

¿Cómo se puede prevenir?

Elevar la cabecera de la cama unos 15 centímetros puede prevenir el reflujo de ácido hacia el esófago al dormir. Dormir en posición fetal sobre el lado derecho puede resultar beneficioso, ya que ayuda al estómago a seguir el camino natural para vaciamiento gástrico. Deben evitarse los alimentos y los fármacos que lo causan, así como el fumar. También deben evitarse el café, el alcohol, las bebidas ácidas como el zumo de naranja, las bebidas de cola, y los aderezos de ensalada a base de vinagre y demás sustancias que estimulan e intensifican la producción de ácido o que retrasan el vaciado del estómago.

Fuente: Merck, Sharp & Dohme. (2013). Manual Merck de Información Médica General. 3era edición. (vol. 1, pp 179-181). España. Editorial Océano.

enfermedades-banner

Deja un comentario

Pin on Pinterest0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas