Tomé medicamentos para bajar y ahora me siento fatal - Nutricion Avanzada
Envio Gratis para pedidos de $1200 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

Tomé medicamentos para bajar y ahora me siento fatal

pastillas efectos secundarios

Llega a consulta una paciente de 34 años de edad preocupada por su estado de salud. Ella me comentaba que tenía días sintiéndose FATAL. No se podía levantar de la cama, no se sentía motivada para ir a hacer ejercicio, se sentía muy inflamada, sus evacuaciones eran cada cuatro días, estaba perdiendo mucho cabello, se sentía ansiosa, con náuseas y, a pesar de estar cuidando su alimentación, estaba aumentando de peso.

Cuando le pregunté si había modificado algún hábito en los últimos días, o qué cambió para tener los signos y síntomas que estaba presentando, fue que me reveló lo siguiente: hace mes y medio había visitado a otro profesional de la salud con el fin de bajar de peso y le recomendó medicamento alópata para pérdida de peso y para suprimir el apetito. Me comentaba que el mes que estuvo con el medicamento se sentía muy energética, que no dormía bien pero no se sentía cansada y le alcanzaba el tiempo para hacer más cosas. Se sentía más productiva y estaba tan productiva que ni pensaba en comida y podía pasar todo el día sin comer. Y aunque ella sabía que no era saludable, estaba obteniendo los resultados que ella esperaba.

¿Qué pasó después? Suspendió el tratamiento al pensar que estaba embarazada y a partir de ahí comenzó a sentirse así. Los primeros días relacionaba sus signos y síntomas con el embarazo; no se había realizado ninguna prueba ni había visitado al médico. A la semana llegó su periodo y visitó al médico pero resulta que no estaba ni había estado embarazada, todo era efecto del medicamento que había tomando.

Al analizar su iris, observé que tenía mucha acidez, el hígado muy congestionado y el sistema nervioso alterado. Esto reflejaba que el medicamento que tomó, aunque fue solo por un mes, sí pudo haber causado daño en el hígado y en su sistema nervioso.

Era esencial comenzar con un plan de alimentación y tratamiento natural que ayudara a depurar su hígado y bajar su acidez. Le entregue un menú para las siguientes cuatro semanas y le recomendé el bicarbonato, para bajar la acidez; el cardo mariano, para depurar el hígado; los tés, para desinflamar y bajar acidez; el jugo quemador de grasa y las pastillas easyC para que su evacuación fuera diaria. Además, en ayunas, le recomendé también la jalea real para ayudar a levantar sus niveles de energía.

Al mes de su primer cita, volvió a su seguimiento, y me comentaba que se sentía completamente diferente, había regresado a ser ella. Tuvo que ser paciente y consistente con el plan y el tratamiento para comenzar a notar los cambios. Para el día diez ya se sentía con mucha más energía, había vuelto al gimnasio, ya no se sentía inflamada y su digestión había mejorado considerablemente. Ya no tenía náusea y la ansiedad había disminuido. En el análisis observamos cambio también, pues el hígado ya se veía completamente limpio y menos acidez. En cuanto a su peso, había perdido un total de cuatro kg, ya solo estamos a tres de llegar a la meta.

Nut Tere Ramirez

mas-historias-consulta

Deja un comentario

Pin on Pinterest0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas