Envio Gratis para pedidos de $1200 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

UN HUÉSPED MOLESTO

huesped molesto

Fue hace 3 semanas que conocí en consulta a una paciente en sus 20s que acudía por un motivo peculiar: la enfermedad de Lyme.

Esta enfermedad resulta de la infección por una bacteria llamada Borrelia burgdorferi. Es una clase específica de garrapatas que, al picar para alimentarse de sangre se encargan de transmitir la enfermedad a través de su saliva o sus heces.

Esta bacteria en su crecimiento presenta 4 fases o estadios y sólo una de éstas es infectante para el cuerpo humano; además, para poder trasmitir la bacteria, la garrapata deber estar adherida al cuerpo humano alimentándose durante al menos 48 horas y también, estas garrapatas buscan sus víctimas humanas predominantemente a finales de primavera e inicios de verano (finales de mayo a agosto). Es importante mencionarte que este agente patógeno tiene requerimientos mucho muy específicos para poder propagarse en el cuerpo y a todo esto sumémosle que esta garrapata en particular no es endémica en México. Y entonces aquí es donde uno cae en la cuenta: no resulta tan sencillo contraer esta enfermedad.

¿Qué fue lo que pudo haber pasado en esta paciente para que adquiriera esta condición médica? Unos podrían pensar que fue el conjunto de muchos factores ambientales, otros el producto de una suerte desafortunada, otros quizá piensen en que es el resultado de un designio divino. Y todas estas son posibilidades completamente válidas, pero el día que la vi en consulta un breve interrogatorio y un análisis de iris me mostraron otras posibles respuestas.

Resulta que mi paciente vivía en un área con gran vegetación, y ésta era húmeda, un ambiente favorable para que estas garrapatas sobrevivan. Y no sólo eso sino que, en su iris, entre otras entidades pude notar seriamente afectadas sus vías respiratorias, esto era secundario a un severo problema de asma que recientemente había padecido, y además, como otro dato aislado que fue recabado en la consulta, tenía el antecedente de estar consumiendo medicamentos psicotrópicos ya que la enfermedad le generaba insomnio y ansiedad.

Estos dos últimos datos resultan en una misma situación: disminuyen la cantidad de oxígeno y aumentan la cantidad de dióxido de carbono. Y estas son las condiciones específicas que mencioné anteriormente que necesita esta bacteria para poder diseminarse en el torrente sanguíneo.

La enfermedad de Lyme genera sintomatología similar a una artritis y similar también a una gripe, implica dolores articulares, dolores de cabeza, fiebre, cansancio y debilidad en extremidades. Así que su manejo en la consulta consistió en proporcionarle además de su tratamiento farmacológico, una dieta antiinflamatoria que la liberara lo mayor posible de los molestos síntomas. Además, su constitución física estaba notablemente deteriorada ya que había muchos alimentos que no consumía y a que a nivel gástrico se encontraba importantemente ácida, lo que condiciona un sistema inmunológico débil, incapaz de deshacerse de una bacteria como la borrelia, así que la pauta fue también fortalecer sus tejidos aumentando la ingesta de proteína y vegetales en correctas proporciones y ofreciendo un tratamiento natural encaminado a resolver el problema gástrico y a reforzar su sistema inmune a través de la plata coloidal y la jalea real.

Después de 3 semanas, mi paciente se encuentra en completo control de los síntomas, en espera de realizarse los estudios que confirman la ausencia de la bacteria.

doctora rebeca peña

mas-historias-consulta

1 Comentario

  1. Hace 24 años me detectaron transtorno bipolar y a los años como el medicamento no me hacia me isieron analisis y sali con hipotiriodismo tomo levo de 100 y hace 3 semanas me senti muy deprimida sali cero estrojenos no duermo ayu

Deja un comentario

Pin on Pinterest0Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas