Un Plan Alimenticio Diferente = Un Cuerpo Nuevo - Nutricion Avanzada
Envío gratis arriba de $1,000 English / Français

Marcela Bortoni

Nutrióloga
e Iridóloga

Un Plan Alimenticio Diferente = Un Cuerpo Nuevo

Mary es una paciente de 60 años de edad, que mide 1.47 mts. de estatura y pesaba 47 kgs. cuando la vi en consulta por primera vez.

Acudió porque en ese momento presentaba numerosos síntomas digestivos como dolor y distensión abdominal constantes, agruras, presencia de gases y estreñimiento ocasional. Hasta ahí, era sencillo: sólo bastaba modificar su alimentación para lograr mejoría. En su caso, no era cuestión de dar ciertos alimentos en específico, sino, de retirar algunos que estaba consumiendo en ese momento y sustituirlos por la mejor alternativa para ella, y también había un problema con sus horarios que era necesario abordar.

Ese fue el motivo que la llevó a consultar. Pero para mí, lo relevante fue que padecía también hipertensión arterial con cifras de difícil control, aún y que estaba medicada y tenía un seguimiento muy disciplinado con su cardiólogo. Su esquema de tratamiento incluía Losartán y Metoprolol con tomas dos veces al día.

En este punto, quisiera hacer una moción y explicarte el porqué de mi sorpresa. La hipertensión arterial es una condición médica en la que la presión arterial se encuentra constantemente elevada, podemos decir que la tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias al ser bombeada por el corazón. Cuánto más dura o resistente es la pared de esa arteria a causa de la tensión alta, más esfuerzo tiene que realizar el corazón para poder bombear la sangre. Y por esto es que la presión alta es peligrosa, porque puede dañar eventualmente al corazón, al cerebro y a los riñones, entre otros.

Para que se desarrolle esta presión alta, tienen que existir ciertos factores que la propicien, principalmente el consumo excesivo de sal y/o de alcohol, el sedentarismo, el tabaquismo, la obesidad o el sobrepeso, la edad y los antecedentes familiares, por mencionar algunos.

Mary no cumplía con ninguno de estos “requisitos”.

Mi meta en este punto, era no sólo resolver su problema digestivo sino también el cardiovascular. Pero después de la sorpresa vino el reto: cuando en una persona hay ciertas enfermedades y hay también kilos de más, bajas los kilos y mejoran los síntomas, incluso en algunos casos se resuelve la enfermedad. Pero como la vida a veces te avienta estas curvas, la paciente en este caso específicamente me pidió mantener su peso. Y era una petición sensata dado que ella se encontraba dentro de un rango de peso saludable. Contrario a lo que la lógica nos pueda hacer pensar, mantener un peso corporal resulta más complicado que bajarlo o subirlo.

Enseguida le di su plan de alimentación adaptado completamente a sus necesidades y unas indicaciones que se basaban en la ingesta de suplementos naturales sabiendo con toda seguridad que su problema digestivo terminaría, pero dudando si sólo un cambio en su alimentación, sin modificar la grasa corporal, sería suficiente para bajar su presión arterial.

Pasado un mes, regresó a su consulta de seguimiento con exactamente el mismo peso con el que había llegado. Pero con menos pastillas.

Con tan sólo un mes de tratamiento, fue necesario reducir la dosis de sus medicamentos antihipertensivos a una vez al día, y por supuesto que sus síntomas digestivos eran cosa del ayer.

Este caso no deja de sorprenderme, pero es un claro recordatorio del poder que tienen los alimentos en nuestro organismo. Como mencionaba previamente, bajar de peso y solucionar malestares puede resultar obvio considerando que una te lleva a la otra. Pero ver cómo el sólo hecho de cambiar lo que comes, sin modificar el peso corporal, tiene el mismo impacto en la solución de problemas físicos, es fascinante.

¡Felicidades a Mary!
Y recordemos que así como la hipertensión muchas otras condiciones de salud son prevenibles. Como el padre de la Medicina lo declaró: «Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina».

doctora rebeca peña

mas-historias-consulta

2 Comentarios

  1. Angélica Torres dice:

    Hola, buen día!

    Me interesa una consulta,
    Algún teléfono?

    • Marcela Bortoni dice:

      Hola buenas tardes Angèlica, es un gusto poder saludarte

      Claro puedes contactarnos a travès del 11-33-65-31,serìa un honor poder atenderte

      Que tengas un excelente dìa

Deja un comentario

Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

¡Suscribete!

Noticias y Ofertas Exclusivas